Viernes, 10 de octubre de 2008
Su cadáver fue hallado de madrugada en un local de la Fundación Virgen de los Dolores

7 de septiembre de 1996
http://www.elmundo.es/papel/hemeroteca/1996/09/07/madrid/236873.html
GRACIELA G. BALBAS
CORRESPONSAL




Foto de la supuesta "vidente" con los supuestos estigmas

EL ESCORIAL.- Un hijo de Amparo Cuevas, la vidente que desde hace quince años dice recibir mensajes de la Virgen en El Escorial, falleció el pasado jueves, al parecer víctima de una sobredosis de heroína.

El cadáver de Jacinto Jesús Bárdenas Cuevas fue encontrado a las cinco de la madrugada del jueves en un chalé de la calle Carlos III propiedad de la Fundación Virgen de los Dolores, creada a raíz de las supuestas apariciones marianas en la finca Prado Nuevo de El Escorial.

El mismo jueves le fue practicada la autopsia en el Instituto Anatómico Forense de Madrid, desde donde fue trasladado al tanatorio de la M-30. El cadáver de Jacinto recibió sepultura en la mañana de ayer en el Cementerio Sur.

Aunque ni el juzgado número 1 de San Lorenzo de El Escorial, que se encarga de este suceso, ni el Instituto Anatómico Forense han desvelado los resultados de la autopsia, fuentes de la Policía local escurialense apuntan a una sobredosis de heroína como la causa del fallecimiento de este joven de 20 años, que estaba separado y tenía una hija de corta edad.

El suceso ha levantado una gran expectación en El Escorial. Varios vecinos han declarado a este periódico que los problemas del fallecido con las drogas se remontaban a mucho tiempo atrás.

No obstante, según los vecinos, en el pueblo se creía que el joven había superado su adicción y se encontraba integrado en la comunidad religiosa que rodea a su madre, a raíz de sus supuestas experiencias marianas.

Por su parte, ni la Fundación Virgen de los Dolores ni la Asociación de Amigos de Prado Nuevo han respondido a los requerimientos de este periódico y mantienen un absoluto mutismo sobre este suceso.

La propia Amparo Cuevas es una persona inaccesible a los medios de comunicación y todo lo referido a su persona se da a conocer a través de las asociaciones creadas en su entorno.

Amparo Cuevas vive en el Escorial, en comunidad con sus más adeptos seguidores, en varios chalés que la Fundación Virgen de los Dolores posee en el municipio, uno de ellos en el que falleció su hijo el pasado jueves, muy cercano a otro inmueble en el que la Fundación tiene instalada una residencia de ancianos.

La vidente, de 65 años, tiene otros seis hijos que en su mayor parte conviven con su madre y participan de las actividades que rodean a las supuestas apariciones.

Este fenómeno comenzó en El Escorial en 1981, cuando esta mujer de origen humilde dijo haber recibido un mensaje de la Virgen bajo un fresno de la finca Prado Nuevo, mensaje que se repite desde entonces en el mismo lugar cada primer sábado de mes en presencia de miles de peregrinos que llegan de toda España e incluso de muchos países europeos y americanos.

El constante crecimiento de los seguidores de este fenómeno llevó a la Iglesia católica a prohibir en 1985 la aparición en público de Amparo Cuevas, y desde entonces, los mensajes marianos se ofrecen a los peregrinos previamente grabados a través de un sistema de megafonía que se instala bajo el árbol de las apariciones.

En los últimos diez años, Amparo Cuevas se ha dejado ver en público en contadas ocasiones ante un limitado número de seguidores, mientras a su alrededor se sostiene toda una organización que para unos trata de cumplir los designios divinos y para otros no es más que un multimillonario negocio que explota la buena fe de miles de personas.

De hecho, el anterior equipo de Gobierno del municipio emprendió varias acciones legales contra las actividades de la Fundación por considerar una amenaza contra los intereses del municipio el constante incremento del poder económico y social de los seguidores de Amparo Cuevas en el pueblo, acciones que llegaron incluso a un polémico cierre de las fincas de las apariciones por parte del ex alcalde socialista, Mariano Rodríguez, en 1994.


Comentarios