Viernes, 31 de octubre de 2008
El fanatismo religioso es un feómeno que cuando se presenta ataca sin piedad no solo el ámbito privado sino también el público, infestando como un cáncer a grupos de personas produciendo verdaderos trastornos psicológicos desgraciadamente con una fachada religiosa y de aparente piedad y devoción sana.

En el caso de Prado Nuevo y según lo que he podido investigar y mi trato directo e indirecto con seguidores de estas supuestas apariciones marianas puedo afirmar con rotundidad que el componente sectario y fanático es altamente peligroso.

El caso de Prado Nuevo merece un amplio estudio por parte de los profesionales de la salud y por parte de la propia Iglesia, pero en espera de unos y de otros, los simples espectadores nos atrevemos a desgranar algunas de sus características intentando entender lo que sucede y ayudar a esclarecer todo lo que rodea a este entramado religioso.

Como católico que soy me indigna y a la vez me sorprende la impunidad con que muchos de los llamados “devotos” o “peregrinos” del Escorial actúan.

La impunidad legal hace referencia a:

-    la difamación pública por medios de prensa e internet de todos aquellos que se confiesan no seguidores de estas supuestas apariciones, publicando difamaciones en blogs y en impresos sin que ninguna autoridad intervenga, burlándose abiertamente de la ley y de la privacidad y respeto hacia personas de diversa procedencia. En este apartado es importante señalar de que no tienen piedad alguna ni siquiera para los que se confiesan católicos pero que no apoyan o no creen en estas manifestaciones. Para ellos todo el que no les apoya se convierte automáticamente en un enemigo del que no solo hay que defenderse sino incluso atacarlo sin escrúpulos y esto es una muestra más del grado de fanatismo y de cerrazón en el que se encuentran.

-    la impunidad legal en temas tan serios como la situación laboral de personas a las que tienen trabajando en sus residencias y fundaciones sin contrato y sin preparación y que conste que están siendo investigados por Hacienda y por la Gurdia Civil por este asunto.

-    La apropiación de bienes materiales (terrenos, dinero, casas) con dudosa legalidad y a través de la manipulación. Intentan hacer creer que todo ha sido donado voluntariamente por los captados pero al mismo tiempo mantienen un secretismo hacia todo asunto relacionado con las finanzas de las siete fundaciones que conforman este “movimiento” pseudo católico

-    La supuesta complicidad con grupos políticos de la ultraderecha y hasta un supuesto tráfico de influencias yespeculación urbanística.

En la impunidad religiosa el tema es mucho más complicado:

-    La Iglesia no se ha decantado con claridad hacia estas apariciones, así que los devotos hacen y deshacen a su antojo, creando una confusión enorme y haciendo uso y abuso de frases entresacadas de las declaraciones del fallecido Cardenal Suquía y luego entremezclándolas con las declaraciones del actual Cardenal Roucco Varela. Esto trae como consecuencia una mescolanza de conceptos que hace imposible entender el estado en que se encuentra este caso y  los límites que puedan tener como grupo, movimiento o fundación.

-    Suelen utilizar las declaraciones del fallecido cardenal Suquía de manera mutilada y como escudo esta única frase: “No consta del carácter sobrenatural de las supuestas “Apariciones y Revelaciones que se dan en el lugar conocido por el nombre de “Prado Nuevo” en San Lorenzo de El Escorial de nuestra Diócesis”, fragmento que tanto se presta a la doble interpretación, sin embargo el resto de la declaración ni la mencionan y desobedecen las siguientes recomendaciones también hechas por Monseñor Suquía: “ruego encarecidamente a sacerdotes, religiosos y religiosas que se abstengan de participar en acto alguno relacionado con los fenómenos religiosos a que nos estamos refiriendo y de promover su difusión”. Y “Los fieles católicos que pretendan publicar algo relacionado con este tema, en virtud del canon 823.1 del Código de Derecho Canónico, deben someter previamente sus escritos al jucio de la autoridad diocesana. Las publicaciones, impresas o mecanografiadas, que sobre los hechos de referencia han sido distribuidas entre los fieles hasta ahora, no gozan del referendo de la autoridad diocesana.”

 Para ver el texto íntegro visite:
 http://aparicionesyvidentes.blogcindario.com/2008/10/00020-declaracion-textual-del-arzobispo-angel-suquia-sobre-las-apariciones-de-el-escorial.html

Es evidente que con dichas declaraciones han estado jugando desde el principio tomando de ellas lo que les ha convenido y desechando lo que creen más inconveniente para sus fines. Sin permiso alguno de la autoridad eclesial se han dado a la tarea de promocionar estas revelaciones a través de blogs, webs, foros, libros y folletos. En el prado se reparten además pegatinas de mercado contenido hostil hacia personas de otras ideas, identidad sexual o raza y se imparten conferencias improvisadas incitando a la "defensa" de sus postulados.

-    Según los datos que me constan hasta el momento el actual Cardenal ha autorizado a dos capellanes a oficiar Misa y la legalidad de la Fundación Virgen Dolorosa, pero lo que son las apariciones siguen estando en tela de juicio, así como todo lo que de ellas se deriva. Una cosa que me llama poderosamente la atención es el silencio que el clero madrileño guarda con respecto a Prado Nuevo, en numerosas ocasiones se les ha pedido que informen con claridad pero evitan hablar del tema tanto en los medios, como de manera privada. Cuando se les ha pedido la comparecencia pública se encierran con hermetismo o envían como representantes a personas vinculadas de manera indirecta, simples devotos.

Pregunto como católico ¿No sería bueno para todos, para la Iglesia, para los creyentes que nos informaran claramente en qué estado se encuentra el juicio de la Iglesia sobre este asunto?

-    Los “devotos” de Prado Nuevo interpretan a su antojo los supuestos mensajes de la Virgen y muestran una evidente prepotencia y una gran falta de caridad cristiana contra todo aquel que no les apoya. Se consideran los únicos dueños de la verdad y todo aquel que les contradice miente o está poseido por el diablo.
Quiero aquí poner una muestra del estado mental en que se encuentra un “devoto” con el que he tenido intercambio por correo electrónico, las siguientes son las palabras que me envía:

…”rencoroso, malvado, nada de católico y más cerca del Satanás que de Dios.
Como sé que no vas a cambiar, pues eres de la raza de los Fariseos y te tiene bien amarrado Satanás, solo te diré una cosa más:
Cuando te des cuenta de tu maldad, del odio que acumulas, (porque no vale poner una vela a Dios y otra al Demonio), cuando llegues a comprender (si Dios te ilumina) tu comportamiento nefasto, no te quedarán días de vida para arrepentirte de lo que estás haciendo.
Que Dios te perdone.”

……”Los impíos no entrarán en el reino de los cielos, ni los mentirosos ni los difamadores, por eso, si no rectificas, aunque mueras después que yo, si no pides perdón a quien estás ofendiendo con tus mentiras, no creo que lo pases muy bien…
Mi conciencia está muy tranquila, defiendo la verdad y a una Obra buena de Dios. Puede llegarme la muerte cuando Dios quiera.
Que Dios te perdone…..”


“….Por más que te explique no vas a cambiar, porque tú si que persigues un interés, yo solo defender la verdad.
Pero lo que importa es salvar nuestras almas, y la tuya la tienes muy difícil, está en peligro. Eso es lo que intento decirte, avisarte, pero no hay manera. Como te he dicho mi conciencia está tranquila. Medita, la tuya no. ¿No sientes miedo?....”


Esto tres fragmentos los he extraido de algunos de sus correos recibidos recientemente, como pueden apreciar en casi todos me predice el futuro, me condena, me intimida, me tilda de difamador, mentiroso…

Esta persona tiene también varios espacios en internet dedicados a defender Prado Nuevo o a la Virgen, según dice. Para ser más sincero, en vez de defender a la Virgen está defendiendo única y exclusivamente lo que yo considero SU secta y SU postura.

En una de sus webs dice lo siguiente: “Yo, con mis errores o aciertos, voy actualizando y modificando la página, tomando los datos personalmente. Esto ha sido fruto de mi conversión allá por los años 1985/1987, y en agradecimiento a las abundantes gracias recibidas. Los enemigos de Prado Nuevo, en definitiva, enemigos de la Santísima Virgen, ciegos en su empeño de hacer daño, no comprenden que estas cosas se hagan graciosamente por la fe y por el amor a Nuestra Madre.”

Nótese hasta dónde llega el fanatismo religioso cuando dice sin temor a equivocarse que los enemigos de Prado nuevo, son enemigos de la Virgen.(¡¡¡!!!)  Para ellos no creer o estar en contra de estas apariciones lo convierte a uno automáticamente en enemigo de la Virgen y por tanto enemigo de la Iglesia.

Más que hacerse “graciosamente” por la fe y por el amor a Nuestra Madre…diríamos más bien que se hace por ceguera religiosa y fundamentalismo religioso.

En otros casos de los “devotos” del Escorial el fanatismo llega incluso al ataque, a la difamación y hasta a la amenaza. Tal pareciera que están más aliados con Satanás que con la Virgen. No recuerdo ningún otro caso parecido en la historia de las apariciones marianas en las que los devotos y visionarios la tomaran tan violenta y vulgarmente contra sus detractores. Tengo aquí que recordar por ejemplo el caso de los pastorcillos de Fátima, el caso del Padre Pío y tantos otros casos que terminaron por ser auténticos que recibiendo ofensas y críticas lejos de atacar aguantaron pacientemente, en silencio y de manera hestóica rezando por sus detractores.

Desde luego, esta actitud fanática, violenta y vulgar de los devotos de Prado Nuevo me hace aún más sospechar de la autenticidad de estas apariciones.

¿Qué es lo que caracteriza el fanatismo religioso en general?

Voltaire, en su Tratado sobre la tolerancia, lo definió como “una locura religiosa, sombría y cruel; es una enfermedad que se contagia como la viruela”.

El fanatismo se manifiesta como una exaltación o entrega apasionada y desmedida a una idea o a unas convicciones consideradas como absolutas y que, por lo mismo, hay que imponerlas a los demás por cualquier medio.

El fanático es terco y obcecado, intolerante y agresivo, rígido e incapaz de diálogo, con una visión distorsionada de la realidad y una radicalización ideológica muy intensa.

Todo esto es aplicable a muchos de los devotos de Prado Nuevo, lo he visto en primera persona incluso en el mismo Prado cuando alguien ha ido a preguntar por simple curiosidad muchos de los peregrinos responden con violencia, con gritos istéricos, empujando, huyendo. ¡Qué diferencia con tantas otras apariciones auténticas dónde reina la paz, la apertura, la transparencia!

El fanatismo reemplaza a la fe y maneja la inseguridad usurpando el lugar de Dios. En efecto, los “devotos” más empedernidos de Prado Nuevo juegan a ser dioses vaticinando toda clase de catástrofes a todos aquellos que no les apoyan, desde la condenación eterna del alma hasta accidentes repentinos y desgracias de todo tipo.

La misma “vidente” Amparo Cuevas asegura comunicarse con el más allá y saber con toda certeza si un alma se ha salvado o se ha condenado, curiosamente los condenados habían sido antiguos críticos o detractores de la vidente…Es decir se salva el que les apoya y se condena el que no lo hace. ¡Qué lejos del verdadero amor cristiano, de la misericordia de Dios y de la sana creencia religiosa!

El fanático religioso va poco a poco perdiendo su identidad y se convierte en un esclavo del grupo al que pertenece, vive por y para la supuesta aparición, obsesionándose hasta tal punto que su fe y su práctica religiosa se ve totalmente descuidada y afectados sus sentidos. Me pregunto ¿Cuántas horas le dedican a Prado Nuevo y cuántas a rezar de corazón, a hacer obras de caridad en sus casas, trabajos….?

La persona fanática vive a sus vez una dualidad o especie de trastorno bipolar en la que necesita estar en constante contacto con la secta o grupo, aparentando estar centrada, cuerda, pero que cuando se siente atacada responde con violencia olvidando totalmente su propia condición cristiana.

Para los fanáticos de Prado Nuevo, Amparo Cuevas es más importante que cualquier otra cosa, no se le puede criticar, juzgar o contradecir, la Virgen Dolorosa (que ha sido en muchas ocasiones suplantada por otra de vestido blanco con un a bola de luz en la mano) es intocable y más importante que la Virgen como madre, es decir la advocación ha venido a suplantar totalmente la devoción sana hacia María, la imagen de yeso ha suplantado a la auténtica devoción espiritual. Para ellos no hay otro lugar mariano que Prado Nuevo, es el único, el verdadero y toda otra advocación o devoción mariana es falsa. Para ellos el fresno ha suplantado al Dios vivo, los fenónemos externos y sobrenaturales son más importantes que la práctica de la caridad cristiana. Es más importante besar el fresno de las apariciones que tender la mano a un necesitado. Es más importante ver danzar el sol o hacerle fotos al cielo que vivir la auténtica caridad cristiana. Viven su fe por y para Prado Nuevo, no existe otra cosa y se sienten dependientes tanto del sitio como de la vidente, la anulación ha llegado a su estado más crítico, no hay otra verdad para ellos que la suya.
.
El fanatismo religioso  cede a la tentación de convertirse a sí mismo en fuente de verdad y felicidad incondicional para los demás hombres, haciéndoles creer que obedeciendo sus dictados están obedeciendo la voluntad de Dios. En Prado Nuevo, según siempre “la Virgen” “Hay muchos que dicen que están conmigo y están contra mí.” La Virgen para ellos está totalmente ligada a Prado Nuevo, así que quien está en contra de este supuesto lugar de apariciones automáticamente, aunque sea católico, se convierte en enemigo de la Virgen y de la Iglesia.

Según el Prof. Dr. José Miguel Odero de la Universidad de Navarra:
“El fanático es un hombre que ha perdido su religiosidad, que ha perdido su fe religiosa, aunque continúa asumiendo algunas de sus antiguas creencias religiosas; pero el fanático ha elegido por sí mismo prescindir de algunas de esas creencias o adoptar otras y en esa elección se ha equivocado gravemente.

Las comunidades religiosas pueden albergar dentro de sí a hombres fanáticos, hombres cuya fe religiosa ha degenerado en fe fanática.”


El fanatismo religioso es un fenómeno que, cuando  se combina con otros factores de carácter económico, político e ideológico, puede tener consecuencias desastrosas. De todo es conocido el fuerte vínculo mercantil que une Prado Nuevo con el mundo terrenal y por el que siguen pendientes varias investigaciones y causas. En las hemerotecas podemos encontrar también un evidente vínculo ideológico y político, desgraciadamente asociado a las elecciones municipales del municipio del Escorial y a la ultraderecha falangista. Espero sinceramente que la justicia en España actúe en consecuencia para que el drama de tantas familias que se han visto enfrentadas y dividas por el fenómeno de Prado Nuevo tenga muy pronto su fin.

Mientras tanto pido encarecidamente a Dios que la Iglesia y el clero aclaren lo más pronto posible este asunto del Escorial para el bien espiritual de todos los que nos confesamos católicos, y que Dios nos bendiga a todos y nos ilumine para que no caigamos en la idolatría, en el sectarismo y en el fanatismo religioso.

Estemos atentos contra los falsos profetas que ya estaban anunciados en las Sagradas Escrituras para estos tiempos y hagamos lo que mas importa: VIVIR NUESTRA FE de corazón y proclamar el Evangelio con verdadera caridad cristiana.

José Roberto Jiménez
31 de octubre de 2008

http://aparicionesyvidentes.blogcindario.com/


Anexo:

CUIDADO CON LAS FALSAS APARICIONES Y REVELACIONES PRIVADAS
http://aparicionesyvidentes.blogcindario.com/2008/10/00004-cuidado-con-las-falsas-apariciones-y-revelaciones-privadas.html

Los peligros de la obsesión por las apariciones

http://aparicionesyvidentes.blogcindario.com/2008/10/00061-los-peligros-de-la-obsesion-por-las-apariciones.html

PRADO NUEVO (EL ESCORIAL)
http://aparicionesyvidentes.blogcindario.com/categorias/2-prado-nuevo-el-escorial.html





Comentarios