Lunes, 03 de noviembre de 2008
http://www.elmundo.es/suplementos/cronica/2008/661/1213480803.html

por PACO REGO

Por seguir a Amparo, las hermanas Elena y Aurora renegaron para siempre de sus padres. Por seguir a Amparo, José Luis abandonó a su familia y perdió más un millón de euros. Por seguir a Amparo, Cristina estuvo en un tris de suicidarse... Hay llanto en el cansado y dolorido rostro de la madre.

No son los únicos.

La voz de la visionaria, que dice hablar por boca de la Virgen, no dice cosas buenas.

-Tu madre no te quiere. Está endemoniada. Si te vas, tú y los tuyos sufriréis una maldición.

Cristina se escapó.

Pero aquella voz seguía sin decir nada bueno: "Si los hombres no cambian y dejan de ofender a Dios, habrá manifestaciones que causarán terror a los habitantes de la Tierra; se oirán grandes sonidos en el aire; habrá temblores; muchos cuerpos volarán y la piel se desprenderá de su cuerpo. Todos los ojos lo verán y aún muchos no lo creerán".

José Luis, sí. Las apocalípticas palabras de Amparo Cuevas, dirigiéndose en pleno éxtasis a sus fieles durante una de sus multitudinarias exhibiciones públicas, le llegaron más hondo que a la adolescente de apenas 15 años:

-Ella nos guía... Somos pecadores. Veo al demonio con el rabo, a la Virgen, a Dios... -dijo entre lágrimas el empresario ganadero a su hermano, Juan Carlos. Fue la última vez que se vieron, allá por noviembre de 2005. El hombre, relata el familiar, "estaba fuera de sí", acurrucado en un sótano de la comuna-chalé -"Fundad casas de amor y misericordia...", pregona Amparo- que la Fundación Virgen de los Dolores tiene a las afueras de El Escorial (Madrid). Una secta, de las llamadas coercitivas, según los expertos, fundada y dirigida por una asistenta de hogar, analfabeta y de familia humilde.

Luz Amparo Cuevas Arteseros, siete hijos, nacida hace 77 años en el pueblo albaceteño de Pesebre, ha creado un imperio económico entorno al culto a su persona. Cada vez que ha entrado en éxtasis anunciando la venida de la Virgen y sus mensajes a los hombres -"ha llegado el fin de los tiempos, el fin de los fines, hijos míos"-, su nómina de fanáticos ha crecido a igual ritmo que el patrimonio que la rodea: más de 300 millones de euros (50.000 millones de las antiguas pesetas), calcula la Asociación de Víctimas de Supuestas Apariciones de El Escorial. "Nada comparable", lamenta su presidente, Juan Carlos Bueno, "con la desgracia y el terror que esta mujer ha inoculado en las familias". Habla de menores maltratados [15 de ellos "envueltos en episodios de sangre, demonios y visiones de muertos", reza textualmente en una denuncia ante la Fiscalía del Menor de Madrid, fechada el 20 de mayo de 2008 y remitida a la Fiscalía del Tribunal Superior de Justicia el pasado 3 de junio], de adultos y mayores estafados... De 27 años "en impunidad".

A las 12 del mediodía del pasado martes, Amparo (la Virgen) se enfrentaba desde su silla de ruedas a las preguntas de la ley. En la querella criminal interpuesta por la asociación de víctimas ante el Juzgado número 4 de San Lorenzo de El Escorial, se le acusa -a ella y a 13 personas más del entramado sectario- de presuntos delitos continuados de estafa, asociación ilícita, detención ilegal y coacciones.

El documento, en manos de la jueza María Lourdes Platero, dice más: "Utilizando este fenómeno religioso [supuestas apariciones de la Virgen de los Dolores], estas personas conseguían que los fieles donasen sus bienes, a cambio de promesas de redención, desposeyéndoles de todo cuanto tenían". Y lo hace, "a través de un entramado de asociaciones y de mercantiles. Estas personas [Amparo y colaboradores] canalizaban donaciones apropiándose de ellas y destinándolas a un uso particular ajeno al fin por el que los fieles donaban sus propiedades. Todo un ardid de ingeniería financiera para apropiarse de bienes de distinta índole de personas engañadas, bajo pretexto de destinarlo a un fin benéfico, que no es tal".

Amparo ya no exhibe estigmas en su cuerpo ni entra en trance a la vera del fresno donde aquel domingo 14 de junio de 1981, día de la Santísima Trinidad, se le apareció la Virgen de la Dolorosa mientras mataba las horas en la finca Prado Nuevo de El Escorial. Desde hace ya tiempo, cada primer sábado de mes la sustituye una cinta grabada y conectada a una potente megafonía. Aunque su persuasiva voz -algunos dicen que fue la propia Conferencia Episcopal la que, tras muchas acusaciones de patraña, le sugirió a Amparo que evitara aparecer en público- sigue retumbando en las cabezas de virginianos (discípulos) y renegados.

"A mi hija la captaron con 15 años. Querían hacerla monja de la secta. Ya me había hecho a la idea de que jamás volvería a verla". A Inés todavía se le entrecortan las palabras al recordar los tres años que su única hija pasó encerrada en una de las comunas-residencia que el grupo de la visionaria tiene por Albacete, y luego en otra en Soria.

-Hija, tu madre es una cerda, está endemoniada -cuenta Inés que le decía su hija al hablarle de la tal Amparo.

La madre rompe a llorar. Calla. Aún guarda lo más duro:

-Un día, desesperada, la niña me dice: "O me escapo de aquí o me suicido". Estaba cansada de trabajar como una burra, de no poder salir, de no relacionarse con nadie, de ver cómo maltrataban a la gente... Estaba cansada de las amenazas, de vivir en un infierno.

La joven se fugó.

-Cuando le abrí la puerta vi a una chica esquelética, con la mirada perdida, ausente por completo, aterrorizada. Traía las manos destrozadas de fregar, cocinar... El pelo se le había caído. Y lo peor es que sentía pánico de que alguien de la secta fuera a por ella, como han hecho con otras personas que han intentado romper con ellos.

La hija de Inés, que aún se resiste por miedo a contar todo lo vivido, ha estado en tratamiento psiquiátrico durante los dos últimos años.

Entre 90 y 100 grupos de manipulación psicológica funcionan actualmente en España, según el servicio de Atención e Investigación en Socioadicciones de Barcelona. En total, podrían reunir entre 500.000 y un millón de adeptos, estima la Brigada de Sectas de la Policía Nacional.

Isabel tiene a su hermano y a sus tres sobrinos enganchados. "El lo dio todo: dinero, joyas, piso, un local comercial... Me he quedado sin familia". José Luis, cuenta su hermano Juan Carlos, donó 100 hectáreas de cultivo, maquinaria, dinero... Todo. Alrededor de un millón de euros.

-Veis como al final hemos triunfado...


Palabras de Amparo grabadas en una cinta, y reproducidas ante cientos de virginianos dispuestos a renunciar a esposa, a hijos, a padres... Como les pasó a Antonio y Consolación, cuyas dos hijas fueron captadas. "Hace ocho años que no las vemos. La última vez, la pequeña me echó a empujones del convento donde les lavan el cerebro", dice apenada la madre. "Creo que las han separado. Lo hacen con mucha gente para que no se escape. A mí también intentaron captarme. Me pedían donativos". Y Consolación se negó. Fue entonces, cuenta ella, cuando ya no supo de sus hijas. "Ni siquiera por Navidad puedo darles un beso. Ya no son hijas mías. Son hijas de esa mala persona que tanto apoyan los curas".

Amparo Cuevas vive oculta en un lujoso chalé cercano a El Escorial. Viaja en coches caros de lunas oscuras.
Su guardia pretoriana la forman sus seis hijos (uno murió de sobredosis), yernos y un tal Miguel Martínez Pascual, ex comerciante de instrumentos musicales venido a menos, para el que Amparo trabajaba de asistenta antes de ver a la Dolorosa. A los dos les ha ido bien. Martínez, quien no debió dudar ni un momento de la veracidad de las visiones de su empleada, es el gran capataz de un reino, el de la Virgen Amparo, donde el cielo -dicen-se gana a golpe de talonario.

EL PATRIMONIO DEL CLAN

Casas. Además de los 20 chalés y 30 pisos, los virginianos han comprado la finca donde se reúnen los devotos en El Escorial. Casi 900 millones de pesetas (cinco millones de euros). La compra fue hecha por una asociación satélite de la Fundación Virgen de los Dolores.

Coches. La flota de vehículos que utilizan los virginianos más próximos a la visionaria está compuesta por coches de la marca Audi, furgonetas Wolswagen (en una de ellas se desplaza Amparo), Mercedes, Renault...

Dinero. Entre fundaciones, fincas y otros inmuebles, el patrimonio estimado supera los 300 millones de euros (50.000 millones de las antiguas pesetas), según la Asociación de Víctimas de El Escorial.
Comentarios
?Y digo yo!: Porque proclaman a los 4 vientos los que donan todos sus bienes, que lo que quieren es vivir como los antiguos cristianos. No cabe la menor duda que entregando a la Sra. Amparo todo lo que poseen, lo normal es que vivan a?n peor que ?stos. Pero ser?n los donantes, pues lo que es la supuesta vidente y sus colaboradores no me lo creo, viviendo en esos chalets de lujo con coches de "gama alta" y con todo el patrim?nio que se los atribuye. Es todo una mentira.
Publicado por Invitado
Lunes, 15 de diciembre de 2008 | 13:21