S?bado, 20 de diciembre de 2008
SEIS RAZONES POR LOS QUE ESTAS 80 MUJERES ESTÁN SIENDO MALTRATADAS Y ESTAFADAS.
1.Estas 80 mujeres entregan sus ahorros y bienes al entrar pues los estatutos dicen que los miembros de la Asociación de Reparadores deben estar libres de bienes. Pues bien los líderes y fundadores poseen bienes a su nombre: la fundadora Amparo Cuevas posee un piso a su nombre. Disfruta junto a sus tres hijas, yernos y nietos de tres chalets (urbanización Los Llanos y El Prado de El Escorial). Las empresas RINCÓN MUSICAL , VICAUTO MOTOR GAZA, VIRDOL,están a nombre de Amparo Cuevas, Miguel Martinez, sus hijos y yernos. Mientras las 80 mujeres no poseen ni contrato ni Seguridad Social los yernos e hijos sí que disfrutan de contratos y seguridad social.
2.Les dicen que atienden a pobres, a necesitados. La realidad es que con las pensiones, ahorros y pisos de los ancianos ente entramado ha acumulado un patrimonio de 300 millones de Euros y en los últimos seis años han realizado unas hipotecas por valor de 46 millones de Euros. Acuden al Banco de alimentos a pedir alimentos y pagan 12.000 euros al mes al poderoso bufete de abogados CMS Albiñana de la calle Génova frente a la Audiencia Nacional.
3. Los fundadores poseen una patología Histriónica, no diferencian la realidad de la ficción y han creado un peligroso grupo sectáreo, fanático. Esta patología la han transmitido a los niños a los que han implicado. Varias personas e instituciones cualificadas ratifican este diagnóstico: un Juez en un procedimineto de una incapaz, Psiquiatra Francisco Alonso, Agustino experto en sectas Candido Martin Estalayo, Defensor del Menor, obispo de Portugal Torgal Ferreira.
4. Les convencen de que trabajan de voluntarias, pero no les dicen que están realizando una actividad económica, mercantil y por lo tanto están ocupando unos puestos de trabajo y por lo tanto defraudan a la Caja solidaria de la Seguridad Social.
5. Como señala el psiquiatra Francisco Alonso la mitad de las personas que acuden poseen una patología mental y la otra mitad acaban por adquirirla. Cuatro de las mujeres que han escapado tienen todavía pesadillas con Amparo Cuevas y necesitan apoyo psicológico o psiquiátrico. Las mujeres que han escapado o conseguido desengancharse no tienen ningún tipo de ayuda, ni derecho a paro. Se van con lo puesto.
6. El hábito que les colocan a las mujeres no tiene ninguna aprobación, ni por Roma ni siquiera por los estatutos aprobdos por el Arzobispado de Madrid. Son un elemento más de engaño junto a la sangre, los contactos con los muertos y Dios, el árbol del que brota sangre....

Comentarios